Cómo colocar un fotomural

Cómo colocar un fotomural

Sin lugar a dudas, los fotomurales poco a poco han ido ganando terreno dentro de la decoración. No solo por su evidente belleza y magnetismo que atraen a todas las miradas, sino también por la variedad de temas que ofrece. Desde paisajes de ensueño, pasando por lugares icónicos, ciudades cosmopolitas, hasta la naturaleza más sorprendente y salvaje, sin dejar de lado dibujos, figuras geométricas, animales, y todo aquello que se venga a la mente.

Por otra parte, los fotomurales poseen también otra cualidad. Que es posible colocarlos uno mismo y ser protagonista de este maravilloso bricolaje en el que inviertes poco y ganas mucho. Sin duda, te divertirás colocando tú mismo el fotomural de tu preferencia. En el caso del vinilo autoadhesivo, es uno de los más sencillos.

Cómo poner un fotomural

Para comenzar debes extender las piezas en el suelo. Despega a continuación la parte superior, como si se tratara de una pegatina, y a continuación pégalo con cuidado en el sitio más alto de la pared. Por supuesto, debes comprobar antes la colocación y el orden de cada elemento para evitar equivocaciones. Alisa perfectamente bien con las manos, evitando la formación de burbujas. En el caso de que se formen, tranquilo: solo tienes que despegar un poco y volver a alisar poco a poco con una espátula o un trapo limpio. ¡Esa es una de las grandes ventajas de este tipo de vinilos! Puedes cambiar de un sitio a otro sin mayor problema.

No importa que no seas un experto, pronto verás que vas cogiéndole el tranquilo al asunto. Y seguramente al colocar la segunda pieza, ya lo harás con mayor destreza. El punto es que al final quede perfecto, bien alisado y que las piezas casen bien unas con otras. Te garantizamos un resultado fantástico. Por supuesto, si se trata de un trabajo de mayor envergadura, pide ayuda a otra persona o incluso puedes solicitar nuestra ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *